942 047 035 | contacto@santanderma.com  

Micropunción eléctrica

Micropunción eléctrica2017-05-06T15:54:01+00:00

¿Qué es?

Es una técnica de tratamiento que consiste en realizar cientos o miles de microperforaciones en la piel, de entre 0,25 y 3 mm de profundidad. Para lo cual nos servimos de unas agujas muy finas impulsadas eléctricamente por un motor de gran precisión y velocidad. Estos “microcanales” cutáneos permiten el paso de principios activos y estimulan la regeneración cutánea mediante la creación de nuevo colágeno y elastina, gracias a los mecanismos naturales de auto-reparación de la piel.

También se forman nuevos capilares. Estos procesos de neovascularización y neo-colagénesis después del tratamiento, conducen a la reducción de las cicatrices y rejuvenecimiento de la piel, pues mejoran su textura, firmeza e hidratación.

El tratamiento lo completamos con la aplicación de serums, factores de crecimiento y vitaminas administrados en liposomas, por lo que son capaces de penetrar y actuar en las capas más profundas de la piel. La tecnología de microagujas también ofrece una ruta mínimamente invasiva e indolora para la aplicación de productos de forma transcutánea como la vitamina C, ácido hialurónico o Factores de crecimiento plaquetarios PRP.

Los nuevos y sofisticados sistemas de Electromicropunción (=”Microneedling”) incorporan las agujas sobre pequeñas plataformas basculares, que garantizan la perpendicularidad de dichas infiltraciones. Además cuentan con pequeños depósitos en los que se almacena el líquido para infiltrar, con el fin de reducir las pérdidas.

El tratamiento no duele, solo se siente una molestia muy ligera.

Las microperforaciones se cierran unos 10 minutos después de abiertas, evitando así infecciones cutáneas. El paciente puede reanudar sus actividades normales a los pocos minutos. Es uno de los procedimientos más seguros para el tratamiento de la piel.

INDICACIONES                                                                           

El número de sesiones de micro-punción eléctrica depende de la condición de la piel de cada paciente. Se pueden necesitar entre 5 y 15 sesiones. En el caso de arrugas por envejecimiento de la piel, recomendamos tratamientos de mantenimiento cada año.

Consúltenos