942 047 035 | contacto@santanderma.com  

Angiomas-Hemangiomas

///Angiomas-Hemangiomas
Angiomas-Hemangiomas 2018-01-02T13:54:17+00:00

¿Qué son?

  • Son lesiones cutáneas de color rojizo constituidas por vasos sanguíneos aumentados en cantidad o grosor, muy agrupados.
  • Localizados en: cara, genitales, ano y otras partes del cuerpo.
  • Tamaño variable desde pocos cm. hasta lesiones que cubren grandes extensiones como toda la pierna o el brazo.
  • Afectan a un 8% de los niños durante el primer año de vida, pero solamente a un 1% cuando cumplen el segundo año
  • Normalmente disminuyen de tamaño a lo largo de los años, dejando algo de cicatriz en la mayoría de los casos.
  • Poco frecuentes en los adultos, porque la mayor parte de los angiomas desaparecen espontáneamente durante la infancia.

TIPOS FRECUENTES

TRATAMIENTO ANGIOMAS

  • En general la mayoría de los angiomas desaparecen sin necesidad de tratamiento. En cualquier caso, cuando un niño nace con un angioma debe ser consultado por un médico dermatólogo para que valore si es necesario aplicarle un tratamiento.
  • Los casos que puedan causar gran alteración estética y/o perjudicar la visión deben tratarse.
  • El tratamiento de los angiomas y las manchas en vino de Oporto debe ser siempre personalizado para cada lesión y para cada paciente, en función de la edad, si está creciendo o no, de si es más profundo o más superficial, y de su localización.

En Clínica SANTANDERMA estamos especializados en la dermatología de malformaciones vasculares y contamos con gran experiencia en estos tratamientos láser. Usamos láser de colorante pulsado Vbeam (PDL)luz pulsada intensa (IPL) para el componente vascular superficial y el láser de neodimio (Nd:YAG) para el profundo, solos o combinados, con muy buenos resultados.

En el caso del tratamiento de niños entre 1 y 12 años solemos realizar el tratamiento, previa sedación del infante, por parte de nuestro especialista en Anestesia.

Los bebés pueden ser tratados a partir de las 2 semanas de vida sin ningún problema y en estos casos no es necesario sedarlos.

Si el angioma no requiere de tratamiento, debe hacerse una importante labor de vigilancia para detectar cualquier cambio. Estos cambios pueden ser: infección, sangrado o crecimiento repentino. En caso de urgencia debe aplicar unas gasas, presionar moderadamente sobre el angioma y acudir al médico.

Consúltenos